lunes, 10 de marzo de 2014

El árbitro como formador y educador

El pasado miércoles la #FMFS tuvo la brillante iniciativa de organizar un debate entre 2 colectivos tradicionalmente enfrentados. Por un lado, nosotros, los árbitros; por otro, los entrenadores. Supongo que pretendieron que fuera un encuentro para la confraternización de ambos colectivos y el acercamiento de posturas y entendimiento de roles. Pienso que somos antagónicos pero que también, como deportistas, tenemos muchos puntos en común, más de las que pensamos.

Voy a dejar de lado qué tal fue el encuentro pues creo que no fue el formato adecuado, la difusión no fue la apropiada, no se fomentó la participación y, además, al menos por la parte arbitral el ponente no fue de mi agrado y la exposición dejó que desear. Quizás tampoco fue problema suyo y sí de otros. Lastimosa pérdida de tiempo.

De lo poco salvable, me voy a centrar en una reflexión que el ponente por parte de los entrenadores, @juancarpresifs (de él sí me gustaron mucho algunas de sus aportaciones), lanzó al aire y que venía a decir que "el árbitro debe ser, también, formador", en referencia a los arbitrajes en categorías base.

Fue de lo poco que generó cierto debate entre alguno de mis compañeros y alguno de los entrenadores; los entrenadores "compartían la reflexión", entre los árbitros, variedad de opiniones. Y, mucho me temo, que entre los entrenadores también, aunque callaran.

Personalmente, y por lo menos hasta infantiles (incluidos), soy un total defensor del papel educador y formador que ha de tener el árbitro en estas categorías. Llevo unos pocos años en esto y pocos partidos son tan gratificantes como aquellos en los que participas junto con entrenadores (y en menor medida, padres) en la formación en nuestro deporte. Enseñar a un canijo a sacar de banda; explicar a un portero cómo sacar de puerta; representar los saques de centro; contarles hasta 7 u 8 segundos en los saques, para que se den cuenta qué están haciendo las cosas mal.... y numerosos ejemplos más que podría citar.

Hay compañeros que no comparten esto. Ellos dicen que los niños han de venir enseñados de sus clubes. Perfecto. Otra opinión más. Quizás yo sea el equivocado [...]

Pero, ¿y los entrenadores? ¿Es posible mantener esta actitud formativa con todos los clubes? ¿Están preparados para que los árbitros adoptemos esa actitud? Creo que NO.

No. Sencillamente porque hay 2 tipos de clubes. Los clubes 'formativos' y los clubes 'competitivos'. Los primeros se centran en formar y educar, en el disfrute del deporte. Los segundos, querrán ganar y rendir al máximo, al fin y al cabo esto es competición federada y no escolar.

Y sobre los entrenadores, lo mismo. El que enseña a sus pupilos las reglas de juego, el que incide en que hagan las cosas bien, no suele ser permisivo con contrarios y exige al árbitro la aplicación de las reglas de juego, lo que nos impide tomar el rol formador porque, al fin y al cabo, hemos de basarnos en ellas y, si un saque de banda ha sido incorrectamente realizado, la posesión será para el equipo contrario.

Al final, lamentablemente, todo se reduce al partido a disputar. Al árbitro de ese encuentro y a los clubes y/o entrenadores del partido. Si todos quieren, el árbitro podrá formar. Sino, difícil lo tendrá y, si lo hace, seguro que recibe alguna crítica por ello.

Y vosotros, ¿qué pensáis?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada