martes, 29 de abril de 2014

¿Racismo o hipocresía?


Polemicemos

Curioso revuelo el que se ha montado en las redes sociales a propósito de la espontanea campaña anti-racista de #somostodosmacacos que tanto Dani Alves como Neymar Jr. han propiciado. El primero, con su acción en El Madrigal comiéndose un plátano que le habían lanzado y, el segundo, con su autofoto con un plátano.

Un aluvión de fotos y comentarios, de personajes famosos y notorios y de personajes anónimos, han invadido las redes sociales. 

¿Y por qué "polemicemos"? 
Un futbolista, individuo normalmente joven y podridamente adinerado y salvo honrosas excepciones, no muy ilustrado, es capaz de generar cientos de miles de adeptos a su causa porque el fútbol mueve emociones y a forofos que no son demasiado racionales.
Me parece una chorrada por parte de Alves y una hipocresía por parte de quien está propagando el hashtag y la campaña en cuestión.

El fútbol. ¿Deporte? No. Espectáculo. Espectáculo que mueve mucho dinero.
¿Racismo en el fútbol? Que no me vengan con chorradas. Racismo puede haber en otros estratos de la sociedad, pero no en el fútbol. En el ciudadano medio, en el inmigrante, pero no en un futbolista. No voy a hablar de racismo. Esto no me lo parece. No lo es.

Se equivoca Alves, se equivoca la prensa afín y muchos ciudadanos, al igual que se equivoca y ha de pagar por ello el que tira el plátano, pero no porque tire un plátano, sino porque tira algo a un campo de fútbol y ha de ser duramente multado como si hubiera tirado un mechero, una botella de whisky o una cabeza de cochinillo.

Seamos claros:
El fútbol mueve pasiones y mueve sentimientos. Se defiende al club y al jugador de tu equipo y se odia (por norma general) al contrario.

¿Llamar mono o negro de mierda a un jugador del equipo contrario es un acto de racismo? ¿Acaso no es lo mismo que llamar maricón (Guti, Guti, maricónnnnnn) o hijo de puta (Ese portugués, ¡¡hijo puta es!!) o feo (el mismo Ribery fue menospreciado por una politicucha de nuestro pais) a un jugador del equipo contrario?

¿Es racista llamar mono o negro de mierda a un jugador del equipo contrario cuando tu equipo cuenta con jugadores de esa misma raza? El Villarreal podría haber jugado con 3 marroquís, 5 africanos y 3 chinos que, si llama negro a Alves, se le tacha de racista.

Esto es algo más simple. Es estar conmigo o contra mí. Si eres del club contrario, me meto contigo. Eres mi enemigo. Te odio. Y haré lo posible por sacarte de tus casillas. Si eres de mi club, te amo.

Y luego, además, está tu actitud como persona. Respeta y te respetarán.





No veo a ningún campo insultando a Iniesta, aún siendo negro, o a Carlos Puyol. Y pongo estos ejemplos porque simpatizo con el RM. Como tampoco creo que lo harían con Raúl.







Lo de tirar el plátano a Alves como las reacciones de los vídeos de arriba son deleznables. TODAS. 
Lo de Alves, una provocación. Es un profesional. Ha de obviar eso. Y es fácil, pero no, hoy no voy a hablar de los árbitros y lo que sufren.

No enmascaremos como racismo algo que no lo es. Es, simplemente, VIOLENCIA. Es, simplemente, algo inherente al fútbol. Sí, inherente. Porque se ha dejado desde hace años. Porque se permite. Porque clubes, aficiones y periodistas no quieren que se castigue dura y severamente. Sí, si es al equipo contrario. No, si es a mi club.

No seamos hipócritas. No caigamos en la trampa de los niñatos consentidos que con 2 pataletas y 3 fotos y comentarios crean corrientes de opinión. Ni en la de los medios que, salvo honrosas excepciones, defienden a unos clubes según criterios de proximidad.

CASTIGUEMOS LA VIOLENCIA y erradicaremos estas actitudes. TODAS. ¿Queremos o no?
¿Queremos seguir aceptando todos esos comportamiento per se? ¿O es que yo soy el único que ve que todos son nocivos y no solo el del platanito?

Castiguemos a directivos por declaraciones que inciten a la violencia, a entrenadores y a jugadores. Castiguemos a aficiones y a los clubes. A cualquiera que, con sus declaraciones y/o actos instiguen comportamientos de masas.

A los que tiran plátanos, a los que tiran piedras a los autobuses, a los que tiran bengalas, a los que tiran mecheros... 

Y no, no voy a hablar (otra vez) de la violencia que sufrimos los árbitros. Ni verbal ni física. Porque ésta, ¿a qué tampoco interesa?

Y espero que el tipejo que ha tirado el plátano no vuelva a pisar un espectáculo deportivo. Jamás. Chapeau por el Villarreal

Como siempre, no me hagas caso. Seguro que yo estoy equivocado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada